No te pierdas...
Te puede interesar...
Artículos relacionados

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA
VALLEJO - NAGERA, MARIA

PASEANDO POR EL CIELO
VALLEJO - NAGERA, MARIA

DE MARIA A MARIA
VALLEJO - NAGERA, MARIA

NIÑA JUANA
VALLEJO - NAGERA ZOBEL, MARIA

Detalle del producto

PVP: 17.90 €
MALA TIERRA
Autor: VALLEJO-NAGERA, MARIA
Editorial: CIUDADELA LIBROS
Año edición: 01-02-2017
ISBN: 978-84-96836-70-9
Ref. fabricante: 7104061
EAN: 9788496836709
Nº páginas: 288
Peso: 500
Medidas: 160x240 mm
Idioma:CASTELLANO
Materia Bic:BIOGRAFIA: HISTORICA, POLITICA Y MILITAR
HISTORIAS REALES DE HEROISMO, ENTEREZA Y SUPERVIVE
ESPIRITUALIDAD Y EXPERIENCIA RELIGIOSA CRISTIANAS
ASPECTOS CRISTIANOS DE LA SEXUALIDAD, EL GENERO Y
AFIRMACION PERSONAL, MOTIVACION Y AUTOESTIMA

Sinopsis

Anne Sophie, protagonista real de este libro, no tuvo la suerte de conocer una infancia feliz. Nació en una familia difícil, en la que el amor era algo extraño. Ya desde su niñez sufrió distintos abusos, que se prolongaron hasta su juventud, uno de los cuales terminó en embarazo: "Un ser que se concibió por causa de la violencia humana y que falleció también por los mismos motivos".

Sin embargo, la vida tiene la extraña costumbre de probar nuestra capacidad de mirar con ojos distintos el mal que nos rodea y conquistar, a continuación, cuanto de bueno podamos obtener. La vida, que nos puede castigar con un mal siempre inesperado, también nos sorprende con un bien aún más inimaginable. Con un amor que sobrepasa todo entendimiento.

Esta impresionante historia nos habla del dolor y del sufrimiento, y de unas heridas que, aun permaneciendo en nosotros, pueden cicatrizar en nuestra alma y hacernos crecer en el amor y en el perdón. Actualmente, Anne Sophie vive en Texas, Estados Unidos, donde ha fundado una sociedad que trabaja "por el respeto de la vida y la defensa de la familia desde la concepción hasta la muerte natural".

Mala tierra es, en fin, la historia verídica de una mujer que nos enseña cómo lo más oscuro puede dejar de serlo y cómo ser arrastrado a las más profundas oquedades no es condición obligada para el derrotismo.

"Lo que más me conmueve es que, durante un breve instante, mi corazón conecta con ese bebé que llora desconsolado. íSus lamentos me atraviesan el alma! Y entonces derramo lágrimas a borbotones, porque siento que ese pequeñín me pertenece, que es mío, y que aún sigue unido a mis entrañas a través de un hilo eterno que no podría sesgar aunque quisiera...".